Saktar a contenido
Alerta: Para mejorar la experiencia del usuario en este sitio utilizamos cookies.

Orinal de entrenamiento para ir al baño como un profesional

Puede parecer difícil, pero es algo a lo que todos los padres se enfrentan tarde o temprano: el entrenamiento para ir al baño. Usar un orinal es una nueva habilidad que tu hijo debe aprender. Es mejor tomarlo con calma e ir a su ritmo. Ser paciente con ellos les ayudará, incluso si a veces te sientes frustrada. ¿No estás segura de cómo y cuándo abordar esto? Trataremos de darte toda la información necesaria.

¿Cuándo es el momento de sacar el orinal?

La primera pregunta que aparece en la cabeza de cada madre o padre es cuándo comenzar con el entrenamiento para ir al baño de tu pequeño. Si estás buscando una edad concreta, no podemos dártela porque puede ser diferente para cada niño. Los niños pueden controlar la vejiga y los intestinos cuando están preparados físicamente y cuando quieren estar secos y limpios. Mientras que un niño ya puede prescindir de pañales alrededor de los 2 años, otros tardan niños hasta que tienen 5 años o más. Deberás para ello saber leer las señales que tu hijo te muestra. Por ejemplo, empiezan a darse cuenta cuándo están orinando y te dicen que lo están haciendo, o pueden estar inquietos o ir a algún lugar tranquilo u oculto cuando necesitan orinar, o comienzan a notar cuando tienen un pañal mojado o sucio. También puedes hacerte algunas preguntas. Si las respuestas son en su mayoría sí, tu hijo podría estar listo.

  • ¿Puede tu hijo caminar y sentarse en un orinal??
  • ¿Puede tu hijo bajarse los pantalones y subírselos de nuevo?
  • ¿Puede tu hijo permanecer seco durante dos horas?
  • ¿Puede tu hijo entender y seguir las instrucciones básicas?
  • ¿Puede tu hijo comunicarte cuando necesite ir?
  • ¿Tu hijo parece interesado en usar el inodoro o usar ropa interior de "niño grande"?

Tu pequeño no es el único que necesita estar listo para esto, tú como madre, padre o cuidador también tienes que estar lista. Ten en cuenta que no puedes forzar al niño. Prueba el entrenamiento para ir al baño cuando no haya grandes interrupciones o cambios en la rutina de tu hijo. A algunos les resulta más fácil empezar en verano, cuando hay menos ropa para quitar y la ropa lavada se seca más rápidamente. Además, ten en cuenta que los accidentes son inevitables, y el castigo no tiene ningún papel en el proceso. Planifica el entrenamiento para ir al baño cuando tengas el tiempo y la energía para ser consistente durante un período más largo.

 

"My real Potty" orinal de entrenamiento
"My real Potty" orinal de entrenamiento Nûby blog

Pasos a seguir proceso para ir al baño solito

Usar un orinal será nuevo para tu hijo, así que acostúmbralo a la idea gradualmente. Hay algunas cosas que puedes hacer para prepararte:

  • Habla con tu pequeño sobre los cambios de pañales para que entiendan todo sobre el pis y la caca y lo que significa un pañal mojado.
  • Coloca un orinal en el baño o, inicialmente, dondequiera que tu hijo esté pasando la mayor parte de su tiempo y explícale para qué sirve. Ayuda que tu hijo te vea usando el inodoro y que le expliques lo que estás haciendo.  Una manera divertida de conseguir que vea las similitudes con lo que mamá y papá están haciendo es mediante el uso de la  "My real Potty training toilet”! Usar los juguetes de tu hijo para mostrar para qué sirve el orinal también puede ayudar.
  • Anima a tu hijo a sentarse en el orinal con ropa para comenzar. Asegúrese de que los pies de tu hijo descansen en el suelo o en un taburete.

Cuando por fin inicie el proceso, aquí hay algunos pasos que debe considerar:

  • Programa descansos para ir al baño. Pide a tu hijo que se siente en el orinal sin pañal durante unos minutos a intervalos de dos horas, así como a primera hora de la mañana y justo después de las siestas. Para los chicos, es mejor aprender a orinar sentados. Quédate con tu hijo y leed un libro juntos o juega con un juguete mientras se sienta. Permite que tu hijo se levante si quiere. Incluso si tu hijo simplemente se sienta allí, felicítalo y anímale.
  • ¡Ve, corre! — ¡Rápido! Cuando notes signos de que tu hijo podría necesitar usar el inodoro, responde rápidamente. Ayúdale a familiarizarse con estas señales, que deje de hacer lo que estaba haciendo y se dirija al baño. Elogia a tu hijo por avisarte cuando debe ir al baño. Que lleve ropa cómoda y fácil de quitar.
  • Explicar la importancia de la higiene. Enséñale a tu hijo cómo lavar el inodoro (e incluso usar toallitas)  y asegúrate de que se  lava  bien  las manos después. Una manera divertida de enseñarles cómo lo hacen los adultos, es usando el sonido de la cisterna de "My real Potty training toilet”, y después el uso de las toallitas.
  • Llévalo contigo a todas partes. Si sales, llévate el orinal, para que tu hijo entienda que te gustaría que orinara en el orinal cada vez que necesite ir.
  • Olvídate de los pañales. Después de un par de semanas de descansos exitosos para ir al baño y permanecer seco durante el día, tu hijo podría estar listo para cambiar pañales por pantalones de entrenamiento o ropa interior. ¡Estará feliz cuando tenga éxito, por lo que hay que celebrar la transición! Deja que vuelva a los pañales si no puede permanecer seco.

Si las cosas no van tan bien y tu pequeño no es un fan de su orinal, tómate un descanso. Empujar a tu hijo cuando él o ella no está listo puede conducir a una frustrante lucha de poder. Inténtalo de nuevo en unas semanas o incluso meses.

 

"My real Potty" orinal de entrenamiento
"My real Potty" orinal de entrenamiento Nûby blog "My real Potty" orinal de entrenamiento nuby blog  

Mantenerse seco por la noche

La noche puede ser otro desafío cuando se trata de entrenamiento para ir al baño. Por lo general, los niños tardan un poco más en aprender a mantenerse secos durante toda la noche. Algunos podrían aprender esto entre la edad de 3-5,  otros  sólo permanecen completamente secos por la noche a la edad de 7. Por lo tanto, es importante asegurarse de que estén entrenados para ir al baño durante el día antes de comenzar a dejar el pañal por la noche. Si el pañal de tu hijo está seco o solo está ligeramente húmedo cuando se despierta unas cuantas mañanas seguidas, es posible que esté listo para el entrenamiento nocturno para ir al baño.


Debes asegurarte de que lo último que hagan antes de irse a dormir sea ir al baño.  También asegúrate de que el orinal está cerca, para que puedan usarlo si necesitan orinar en la noche. Durante el entrenamiento usa pañales de noche desechables y fundas de colchón cuando tu hijo duerma.

Los accidentes son inevitables

Los accidentes están destinados a ocurrir; ningún niño está totalmente entrenado para ir al baño durante la noche. Si eso sucede, límpialo e inténtalo de nuevo. Mantén la calma y no riñas ni avergüences a tu hijo. Si mantienes la calma cuando tienen un accidente, no se sentirán ansiosos y preocupados, y son más propensos a tener éxito la próxima vez. Ponles ropa que sea fácil de cambiar y evita la ropa con cremalleras o muchos botones. Lleva encima un recambio de ropa interior y deja también una muda especialmente en la escuela o si se quedan en casa de algún familiar o amigo.

Si parece estar preparado, pero sin embargo está teniendo dificultades, habla con tu pediatra. El médico puede darte orientación y comprobar si hay un problema subyacente.