Saktar a contenido
Alerta: Para mejorar la experiencia del usuario en este sitio utilizamos cookies.

Una taza para tu pequeño: ¿cuándo y qué modelo?

En los primeros meses tu pequeño se alimenta mediante lactancia materna o con el biberón, pero un poco más tarde, podrá ir aprendiendo a beber de una taza por sí solito. Para cada etapa de este proceso de aprendizaje existen modelos específicos. En este artículo te contamos qué taza es la más adecuada para tu pequeño.

 

taza para niño pequeño

Pasar del biberón a la taza 

Beber de una taza es una habilidad que los niños pueden ir aprendiendo poco a poco. Este proceso suele iniciar cuando tienen un promedio de cuatro meses y tarda en su totalidad unos quince meses.

Muchas tazas tienen una indicación de edad, pero tampoco hay que obsesionarse. Al fin y al cabo, cada pequeño aprende a beber a su propio ritmo. Es decir, dependerá de la etapa de desarrollo en la que tu peque se encuentre qué taza mejor le convenga.

La taza adecuada para tu pequeño

En función de su progreso a nivel de motricidad bucal y coordinación ojo-mano, puedes elegir entre los modelos siguientes:

1. Tasa entrenadora

Una taza entrenadora tiene una tetina y asas suaves y fáciles de agarrar. Así tu pequeño se familiarizará con la forma de la taza y le enseñas cómo cogerlo con las manitas. Mientras, le puedes seguir dando el biberón.

¿Cuándo? A partir de los 4 meses, para un pequeño que puede sentarse con apoyo

2. Taza con boquilla

Una taza con boquilla ayuda en la transición a un movimiento con succión al momento de beber. La boquilla suele ser suave, para evitar heridas en las encías.

¿Cuándo? A partir de los 6 meses, para un pequeño que puede sentarse por si solo

3. Taza con pajita

En algunos casos, durante el período de transición, puede resultar útil darle a tu pequeño una taza con pajita. Este tipo de taza le ayudará a seguir desarrollando su motricidad bucal.

¿Cuándo? A partir de los 9 meses, para un pequeño que gatea

4. Taza con borde

El objetivo final es que tu pequeño aprenda a beber del borde de la taza, igual que un adulto. Claro que esto no siempre ocurre sin manchar. Por este motivo, las tazas con “borde antimanchas” resultan tan prácticas.

¿Cuándo? A partir de los 6 meses, para un pequeño que ya gatea

Si estás buscando una taza adecuada para tu pequeño, echa un vistazo a nuestra amplia oferta. ¿Te ha quedado alguna pregunta o duda? ¡No dejes de contactarnos!